Consultorio 7: Los pros de comprar una vivienda antigua (con buena distribución)


Este fin de semana ha sido especial. Nos hemos reencontrado con amigos que no veíamos desde hacía unos meses, hemos comido muy bien, ha habido postres con chocolate de por medio y no hemos parado de hablar de casas.
José Luis, amigo desde la infancia y motivo de este post, ha decidido comprarse una vivienda. En esta ciudad de alquileres, de gente que viene y gente que va, ha tomado una sabia decisión de la que, estamos seguros, nunca se arrepentirá. Ya podrá decirnos eso de "esta casa es mía y hago en ella lo que me plazca". Esperamos que se deje asesorar y ese "que me plazca" sea con criterio, jeje.

Cuando todos los días visitas y ves planos de casas, empiezas a desarrollar una extraña habilidad para catalogar esa vivienda en pocos segundos. Y algo así sucedió este sábado. En una visita con nuestro amigo, todo hizo "click" mucho antes de abrir la puerta de la entrada. Un barrio céntrico, tranquilo, con gente que madruga un sábado para hacer la compra y una calle con sol y árboles auguró un buen comienzo. Una vez dentro, la vivienda tenía ese halo que desprenden las casas que fueron concebidas con lápiz y no con calculadora. Espacios bien dimensionados, proporcionados unos con respecto a otros, e hilados entre sí con pequeñas concesiones igual de importantes que las habitaciones de mayor tamaño.
En el post de hoy queremos celebrar esas viviendas que pese a tener unos añitos poseen distribuciones coherentes, con criterio y carentes de las coletillas que la burbuja inmobiliaria nos ha dejado de regalo. Si estás buscando casa, aquí va nuestro gran consejo de hoy: no subestimes una vivienda por ser más antigua. En España debemos sentirnos orgullosos del grupo de grandísimos arquitectos, que desde los años 70, empezaron a dejarnos la herencia en la que muchos se fijaron en los años posteriores. Por eso, si tu idea es reformar una vivienda -por antigua que sea-, debes saber que si el punto de partida es bueno, la meta difícilmente dejará de serlo y el viaje, con toda seguridad, será el más económico.

Para la posible vivienda de José Luis, hemos localizado los dos únicos puntos que creemos que mejoraríamos, de la ya de por sí buena distribución. ¿Te imaginas cuanto cambiaría la reforma si tuviéramos que tirar abajo toda las divisiones? El presupuesto se elevaría hasta las nubes, seguro.
Para la entrada proponemos eliminar el tabique que comparte con la cocina. Es un recurso que nos gusta en viviendas de tamaño contenido. La entrada original es en un espacio de paso muy oscuro. Ahora las dimensiones de la nueva cocina dan lugar a un espacio más amplio donde la luz natural, procedente de la zona de lavadero (una de esas concesiones de las que hablábamos antes), hará más agradable la entrada a la vivienda.

B La segunda actuación se centra en el baño de uso compartido. El baño original era muy pequeño. Ducharse en él debió ser algo parecido a coger el metro en hora punta. Simplemente con desplazar el armario de la habitación pequeña unos centímetros se consigue un aseo más holgado con una ducha que seguro que cualquier invitado va a agradecer, sin poner en compromiso el tamaño de la habitación contigua.
El resto de actuaciones son sencillas; una buena distribución es el mejor punto de partida para escoger unos acabados acordes. Y si nos lees normalmente, recordaras cuál fue nuestro suelo ganador en aquel post -que te dejamos aquí por si aún no lo has leído-. Te sonará también cual es nuestro color favorito para las paredes y seguro que sabes cómo es el mueble que estamos pensando para el salón. Para todo lo demás necesitaríamos otro post en el que contarte todas las ideas que se nos vayan ocurriendo, pero para ir haciendo boca, hemos dejado algunas imágenes con detalles que empiezan a rondarnos por la cabeza.
¡Feliz martes!


H 


Planos vía Hulahome e imágenes vía Vive Estudio.







0 comentarios :

Publicar un comentario