Cómo distribuir cuadros en una pared vacía

Puede que más de una vez te hayas preguntado cómo quedaría esa pared vacía sobre tu cama o sofá (esperemos que blanca) si colgaras algo sobre en ella. Existen tantas láminas ahí fuera, de tantas temáticas, más grandes, más pequeñas, más caras o menos… Que sí, es muy complicado decidirse.

Seguro que hay algo que te ronda la cabeza. Algo que hayas visto en alguna foto o en algún bar que te haya cautivado, que te encantaría tener. Eso es lo primero que debes encontrar. La pieza clave. Esta no tiene por qué ser mayor que el resto, ni la más llamativa. Simplemente debe ser la protagonista indiscutible para ti (¿quizás Walls 01?).

Lo siguiente es mucho más fácil. Solo debes medir el espacio que tienes libre, o bien que quieras ocupar, para saber, más o menos, qué cabe y qué no (y, ya que tienes el metro en las manos, recuerda apuntar cuánto mides sentando puesto que es importante que en un futuro tu cabeza no roce contra los marcos de los cuadros).
1 Precious Finds no. 1 by Coco Lapine  2 Cove Art Print by Silke Bonde  3 Moon Phases by Hulahome  4  Lámina no. 15 by Nynne Rosenvinge vía Deleite Design  5 Palm Print Set by Coco Lapine  6 Travel print vía Etsy  7 Simmetri III by Raúl del Sol vía Deleite Design

Una vez conozcas las dimensiones de tu lienzo en blanco, tendrás que buscar qué quieres que acompañe a tu pieza clave (arriba, algunas ideas). Como estarás pensando, las opciones son infinitas. No podemos darte una fórmula maestra para que tu pared quede perfecta. Además, esto sería muy poco objetivo… Pero nos gustaría contarte algunos trucos que te facilitarán la tarea:

  1. Puedes elegir dos caminos diferentes: o bien poco, o bien mucho. Las dos opciones son buenas! Si prefieres la primera, con tu pieza clave y algún otro objeto que compita en forma con ella, será suficiente -te aconsejamos que el centro de ambos coincida en la misma línea horizontal-. Si prefieres la segunda, seguimos en los siguientes puntos.
  2. A la hora de colgar varias láminas, cuadros u objetos, nosotros solemos optar por alinear el borde inferior de los que se encuentran más bajos. Así consigues que visualmente el conjunto se vea más ordenado, como si tu composición estuviese apoyada en una balda imaginaria. ¡Funciona!
  3. Otro truco sencillo es situar los colores más pesados y los tamaños más grandes debajo para que aparente equilibrio.
  4. Cuando tengas los dos puntos anteriores resueltos, completa el conjunto con el resto de elementos, de manera más desordenada.
  5. Además, como estamos centrados en paredes con bastantes cuadros, te recomendamos que no mezcles diferentes formas. Apuesta por marcos cuadrados y rectangulares de modo que la composición resulte más armoniosa.
  6. Eso sí, antes de agujerear la pared, haz un dibujo rápido de cómo va a quedar. También puedes marcar con cinta aislante la posición exacta de cada cuadro, con su tamaño real, para comprobar de primera mano si el diseño que has pensado te gusta, o debes mover o sustituir alguna pieza.
  7. Por último, no tengas miedo a combinar fotos con dibujos, carteles… Tu pared no tiene por qué ser monotemática. Seguro que te resulta mucho más fácil si la piensas como un tablero de inspiración de retales que te gustan.
Así, si consigues reunir láminas con suficiente significado para ti, lo más probable es que no necesites los consejos anteriores. Te saldrá solo ;)

Para terminar, te dejamos con algunas imágenes de paredes con cuadros que nos han gustado tanto que copiaríamos. ¡Esperamos que te ayuden!

Imágenes vía Pinterest y Hulahome





0 comentarios :

Publicar un comentario