Casa de campo en Francia: Te contamos el resultado de un buen diseño

Que los arquitectos somos un poquito mentirosos cuentistas es algo que mucha gente piensa. Y hoy os vamos a poner un ejemplo contándoos el porqué. 
La casa que veis debajo de estas líneas es una casa de campo en el sur de Francia. Alguna vez en nuestro Instagram ya os hemos puesto los dientes largos -por supuesto también nos incluimos- con alguna foto de esta vivienda...
Si hay algo que destaca muy por encima del resto, es el paisaje que la rodea. Y quien la diseñó lo sabía muy bien. Tan bien que solo abrió una ventana en toda la casa. Justo la que acabáis de ver. No existen muchos más adornos colgados de las paredes, para qué si tenemos uno gratis ahí afuera... "Primera mentirijilla: Apropiarse de algo que no es nuestro y fardar de ello como si lo fuera" (Por si acaso no te habías dado cuenta el ventanón está en el espacio principal de la vivienda, ¡ooole tú!).
Seguimos. ¿Qué hacemos ante una casa en la que hemos decidido solo poner una ventana al exterior? Ponemos otras pero a patios privados de nuestra "maravillosa casa de campo". Patios que por supuesto no se abren al exterior a excepción de las dos entradas. (Qué bonita esa idea de entrar a tu casa a través de un patio...). "Mentira número dos y tres: ¡qué casa tan luminosa, debe ser exterior! ¡y qué grande!" (Como habrás visto, los patios están pintados con blanco del futuro. Lo único que hacen es introducir luz reflejada al interior. Además, utilizar el mismo suelo en patios e interiores nos crea esa falsa idea de que la casa se extiende más allá de los muros).
En la fotos se aprecia una casa espacialmente muy interesante. "Una casa con espacios encadenados por las esquinas y articulada con patios que dialogan entre ellos a través de grandes ventanales" o eso es lo que diría algún petardo de los que había sueltos en las correcciones de proyectos en la Escuela. Pues señores, nada más lejos de la realidad. Otra mentira más y ya van varias. Pasen y vean:
Mentira cuatro y de las gordas: hacer creer al petardo de turno que el proyecto es la panacea y solo alguien tan ilustrado como él puede explicarlo. Veréis, suele ocurrir que las cosas aparentemente complejas son más sencillas de lo que parece:
  • Figura #1: decidimos la superficie de una estancia, 3 veces 4x3 metros cuadrados.
  • Figura #2: dos tercios serán la habitación, y además le voy a dar forma de casita. El tercio restante, un patio.
  • Figura #3: Cuántas habitaciones quiero? 3? 4? Copio y pego. Simple. Para no pecar de vagoneta, cada parte la giro 180º porque soy superoriginal.
  • Et voilá: Ya tenemos nuestra country house digna de ser estudiada por ilustrados.
No nos negaréis que visto así, a veces somos un poquito troleros de más. La verdad es que para poder llegar hasta proyectazos como el de hoy, más de uno se ha partido la crisma por el camino. Conseguir "con muy poquito un muchito" ("less is more" para los modernos) no es tarea fácil. Todo lo demás que os cuenten por ahí, creednos, son mentiras. Feliz martes! 

H


Imágenes vía artelabo


0 comentarios :

Publicar un comentario