Cómo añadir color a una vivienda

La casa nórdica que hoy os traemos quizás sea uno de los mejores ejemplos -hasta ahora- de cómo añadir color a los diferentes espacios de una vivienda. El protagonista, como ya habréis visto, es el azul. A diferencia del pasado post del apartamento lisboeta de Chiado, el azul de hoy -conocido como Biscay Bay según Pantone- consigue, gracias a tintes verdosos, tener una apariencia más cálida que el primero. 
De primeras, como ya viene siendo costumbre, nos encontramos ante un proyectazo que apuesta por no sobrecargar el espacio. En esta ocasión, el color blanco de las paredes y techos se transforma ligeramente en un rosa cuarzo. La gran cantidad de luz que entra por las ventanas -nos encontramos en un ático- se convierte en el mejor amigo para este tipo de decisiones. El suelo de roble ajedrezado y el cemento de algunas paredes completan las decisiones que hacen del espacio un lienzo perfecto para empezar a añadir color.
La decisión de crear una escalera a partir de una chapa metálica plegada, muy fina, pintada en el mismo color que las paredes, es muy acertada. Un elemento tan ligero como este puede ser único protagonista de un espacio, sin necesidad de grandes alardes.
En este apartamento se ha optado por añadir color a través del mobiliario, mediante tableros de madera de pino teñidos, con un resultado final de diez. De estos tableros nos encanta -a parte del color- el hecho que se pueda seguir apreciando la madera de origen. El pino tiene unas betas muy características visibles cuando la luz incide sobre los tableros. ¿Te has fijado? Puedes apreciarlo en las fotografías.
Otro de los usos del color es el de diferenciar espacios, tal y como se observa en este ejemplo. El comedor, en lugar de estar separado del resto de las estancias mediante tabiques ciegos, se separa gracias a un mueble bajo azul. No es necesario nada más y, de este modo, ganamos en amplitud visual -y en almacenaje-.
En el resto de habitaciones vuelve a emplearse el color como protagonista, apareciendo en piezas de mobiliario en el salón, así como en las paredes del dormitorio.

Esta vivienda nos demuestra que el uso de los mismos materiales, de manera reiterada, en las diferentes partes de la casa no tiene por qué resultar monótono o aburrido. Sabiendo combinar bien los ingredientes y seleccionando colores neutros junto con otro que aporte el toque especial, se puede conseguir un resultado ganador.
¡Esperamos que hayas disfrutado de este apartamento tanto como nosotros al contártelo!


Translation This house is a good example of how we can add color in a interior space. Neverless we are going to start talking about the light that literally baths all the space through the big windows. This effect is helped by the pale color of the walls and the ceilings -Rose Quartz-. The metal stairs copy the same finished too. These decisions, together with the oak floors, make this interior so warm and cozy. 
However the big protagonist of this house is the "Biscay Bay Blue". We can find it in special furniture items like the cupboard. This piece demarcates the dinning room. As you can see it is not necessary to use blank walls to separate rooms. In this way we win spaciousness with simple interventions. 
We hope you enjoy this post! Tell us what do you think about this house. 

H

Imágenes vía Note 

1 comentarios :

  1. Quién me dirá una casa así! Los colores son preciosos...

    ResponderEliminar